Siempre he tenido una predilección especial por los miradores (aunque creo que esto, en realidad, es algo que nos ocurre a todos), así que cuando me enteré que el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) había abierto hacía pocos días sus dos terrazas no me lo pensé dos veces y me pasé con la idea de visitar el que estaba seguro que sería un nuevo rincón con encanto en nuestra ciudad.

Llegué al museo el sábado sobre las 16:00h pensando que, al ser gratuita la entrada, habría algo de cola, pero no fue así. Parece que todavía muchas personas siguen desconociendo que la visita al MNAC es gratuita todos los sábados el año a partir de las 15:00h así que aprovecho para hacer hincapié en este hecho porque tener la oportunidad de visitar gratis uno de los mejores museos de la ciudad es algo que no podéis dejar de hacer.

Al haber visitado en varias ocasiones el museo y como no quería que oscureciera antes de subir a las terrazas lo primero que hice al entrar fue dirigirme a la mesa de información para que me indicaran por dónde se podía subir a las terrazas. Me comentaron que existen dos puntos de acceso pero si cuando lleguéis tenéis bien claro que queréis ir directamente a sus terrazas os recomiendo el acceso que hay justo a la entrada, concretamente por la parte lateral izquierda. Una vez allí se tiene que tomar un ascensor hasta el segundo piso del Palacio Nacional de Montjuïc para, posteriormente, subir el resto de pisos a pie a través de una escalera.

La terraza de la avenida de la Reina María Cristina

Una vez hube llegado al final de la escalera crucé la puerta de entrada a la terraza y sólo girar la vista hacia la derecha pude contemplar que, efectivamente, no estaba equivocado y que las vistas desde lo alto del MNAC eran fantásticas. Para todos aquellos que hayáis ido al MNAC, comentaros que los lugares visibles desde lo alto de esta terraza son los mismos que se pueden divisar desde las escalinatas de acceso al museo, aunque la perspectiva sí que es diferente, lo que le otorgá a las vistas una mayor espectacularidad y dimensión.

vistas de la avenida de la Reina María Cristina

Así pues, en esta primera terraza se observan, entre otros lugares, la avenida de la Reina Maria Cristina, con las Cuatro Columnas de Josep Puig i Cadafalch, las Torres Venecianas, la Plaza de España, Las Arenas y la Fuente Mágica de Montjuïc. Bastante más lejos se divisa la sierra de Collserola dónde se puede ver la montaña del Tibidado, la Torre de Collserola y el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús.

vistas de la Torre Agbar

En la parte más baja de la terraza se han habilitado tres plafones dónde se indican los puntos de interés que se pueden ver desde esta posición del mirador, algo muy útil para localizar algunos lugares que dada su lejania desde el mirador pasan algo desapercibidos, como es el caso del Parc del Guinardó o del Park Güell.

Una vez hube realizado varias fotografías caí en la cuenta de la poca gente que se encontraba en la terraza, síntoma inequívoco de que todavía es muy reciente su apertura y mucha gente sigue sin conocer el que es uno de los mejores miradores de Barcelona.

Además de las diferentes vistas, subir hasta la terraza del MNAC nos permite ver de cerca la parte superior de la fachada del Palacio Nacional y observar sus númerosos detalles.

La terraza de la montaña de Montjuïc

Después de varios minutos en la primera terraza me dirigí hasta la otra terraza, la que da a la montaña de Montjuïc y a la que se accede a través de una estrecha pasarela elevada que permite seguir observando, desde una posición privilegiada, varios elementos arquitectónicos de la fachada del Palacio Nacional. Durante el camino hacia la segunda terraza se tienen unas buenas vistas de La Sagrada Familia y de la Torre Agbar, dos iconos del skyline de Barcelona.

terraza del MNAC

Al llegar a la segunda terraza la panorámica resulta espectacular. La montaña de Montjuïc se muestra desde un ángulo que hasta ahora no era posible observar. Desde aquí se puede ver a lo lejos la torre del Castillo de Montjuïc, el teleférico, el techo del Palau Sant Jordi y la Torre de Telecomunicaciones y, casi a nuestros pies, el Estadio Olímpico Lluís Companys, los Jardines de Joan Maragall y gran parte del Palacete Albéniz.

Torre de Telecomunicaciones en l'Anella Olímpica

Tras otro buen rato haciendo infinidad de fotografías bajé por el otro acceso que hay a las terrazas, lo que, en vez de llevar hasta la salida del museo, te deja en el gran salón del Palacio Nacional, lo que hizo que no pudiera resistirme a hacer algunas fotografías más y a volver a visitar algunas de las salas del museo.

Galería de fotos

Información, mapa y ¿cómo llegar?

Terrazas del MNAC
Dirección: Palau Nacional (Parque de Montjuïc), Barcelona.
¿Cómo llegar?
Metro: España (líneas 1 y 3).
Autobús: líneas 9, 13, 27, 30, 37, 50, 55, 56, 57, 65, 79, 109, 157, 165 y autobús turístico.
Renfe: España.
Horario del museo y de las terrazas:
1 de octubre – 30 de abril: de martes a sábado de 10:00h a 18:00h. Domingos y festivos de 10:00h a 15:00h.
1 de mayo – 30 de septiembre: de martes a sábado de 10:00h a 20:00h. Domingos y festivos de 10:00h a 15:00h.
El museo permanece cerrado el 1 de enero, el 1 de mayo, el 25 de diciembre y todos los lunes, exceptuando aquellos que sean día festivo.
Precio del museo:
El precio de la entrada al museo incluye el acceso a las terrazas.
Adultos: 12,00€ (existen descentos para familias numerosas, grupos, parados y estudiantes acreditados)
Gratis: mayores de 65 años y menores de 16. Todos los sábados a partir de las 15:00h, el primer domingo de mes, los días 11 y 24 de septiembre y el Día Internacional de los Museos.
Precio exclusivo a las terrazas:
Si se desea se puede acceder únicamente a las terrazas del MNAC pagando una entrada de únicamente 3,00€, aunque actualmente hay una promoción de 2×1 (sin fecha conocida de finalización).