Por vez primera en sus más de 100 años de historia la Casa Lleó i Morera, edificio obra de Lluís Domènech i Montaner abre sus puertas, de forma continuada, a las visitas. Se trata de una oportunidad única hasta el momento que nos permite disfrutar del interior de una de las joyas arquitectónicas más importantes de Barcelona.

El motivo por el cual justo ahora se ha abierto al público la Casa Lleó i Morera es que ha finalizado el contrato de alquiler de la planta noble que una conocida marca de moda tenía con el grupo propietario del edificio, Nuñez y Navarro, situación que ha aprovechado este último para acometer todas las reformas necesarias en su interior, lo que ha permitido acondicionar el espacio a las visitas.

Breve historia de la Casa Lleó i Morera

Al igual que los otros dos edificios modernistas (Casa Amatller de Josep Puig i Cadaflach y Casa Batlló de Antoni Gaudí) con los que la Casa Lleó i Morera comparte protagonismo en la llamada Manzana de la Discordia, su imagen actual no es originaria de una nueva construcción sino que es fruto de la remodelación integral de un edificio anterior.

Curiosidad
De estas tres edificaciones, la única de ellas que consiguió el premio del concurso de edificios artísticos que antaño otorgaba el Ayuntamiento de Barcelona, fue la Casa Lleó i Morera, consiguiendo dicho reconocimiento en el año 1906.

La visita al interior de la Casa Lleó i Morera

Llegar un poco antes de la hora prevista me ha permitido realizar tranquilamente una serie de fotografías en el vestíbulo, momento que he aprovechado para prestar atención en los detalles de la colorida cerámica de las paredes y escaleras, obra del ceramista modernista Lluís Brú i Salelles así como fijarme en la presencia de un magnífico ascensor de principios del siglo XIX. Pocos minutos después nos han hecho subir a todos los presentes hasta la planta principal (planta noble), el único piso del edificio que podrá visitarse, ya que los demás todavía siguen alquilados.

mosaico del vestíbulo


Tras acompañarnos hasta una pequeña sala nos han comentado que la visita a la que íbamos a asistir era una recreación casi exacta de las que tendrán lugar a partir del 20 de enero. Realizadas en grupos de no más de 25 personas éstas se dividen en dos partes, siendo la primera de ellas una proyección de varias diapositivas relacionadas con la Casa Lleó i Morera y la segunda un recorrido guiado a través de las diferentes estancias de la planta noble. En ambos casos las explicaciones correrán a cargo de un miembro del equipo de Casas Singulars, empresa responsable de realizar las visitas guiadas y del contenido histórico de las mismas.

Diapositivas y explicaciones históricas

La proyección de las diapositivas, cuya duración ha sido de aproximadamente unos 15-20 minutos, ha sido acompañada, de forma magistral, por las explicaciones de Isabel Vallès Audoard, socia fundadora de Casas Singulars. Durante el transcurso de la misma hemos podido conocer la historia del edificio y de la familia Lleó i Morera, varias referencias a su arquitecto, Lluís Domènech i Montaner, así como a los numerosos artistas y maestros que colaboraron en su decoración.

Todos los datos ofrecidos han sido de gran interés, incluidos los referentes al contexto histórico de la época y que son imprescindibles para que el visitante pueda comprender qué fue lo que posibilitó la construcción de tan majestuosos edificios en Barcelona en un periodo tan concreto de la historia.

Recorrido interior de la planta noble

Al finalizar con el pase de las diapositivas, hemos comenzado, de la mano de otro miembro del equipo de Casas Singulars el recorrido guiado por el interior de la planta principal (planta noble). Lo que más sorprende al inicio es la falta de mobiliario, ya que el original, obra del ebanista Gaspar Homar, se encuentra expuesto en el MNAC (Museu d’Història de Catalunya).

interior planta noble

Espacios visitados en la planta noble

Sala de invitados

Con vistas al Passeig de Gràcia, se trataba de una de las estancias públicas de la casa, utilizada en su momento como recepción para las visitas. En ella destacan sus vidrieras modernistas y la decoración de sus paredes y techos.

Pasillo central y suelos

Parte del pavimento de las habitaciones está decorado con mosaico hidráulico realizado por la conocida empresa Escofet y diseñada en parte por el propio Lluís Domènech i Montaner. También se pueden observar los maravillosos mosaicos del pasillo principal, obra del mosaicista italiano Mario Maragliano, impulsor de esta técnica en nuestro país.

Cocina, baños y dormitorios

El recorrido también pasa por la antigua cocina, en la que destaca su techo de cerámica, muy utilizado en las cocinas de la época dado que dicho material resultaba muy fácil de limpiar.
Aunque actualmente se encuentran vacíos, el baño y el dormitorio siguen manteniendo importantes elementos decorativos en suelo y paredes. Su visita ayuda a hacerse una idea de la composición original de la casa.

El comedor

El espacio dedicado al antiguo comedor cuenta con el elemento que más me ha impresionado. Se trata de la enorme vidriera modernista, obra del artista Antoni Rigalt i Blanch. En ella está representado el árbol de la vida, con imágenes que evocan al infierno, situadas en su parte inferior, con las ramas del árbol que se aproximan al cielo, en la parte superior, y una sucesión de escenas terrenales en la parte central. La espectacularidad del comedor, se ve completada por los mosaicos con imágenes campestres realizados por el ceramista Antoni Serra i Fiter.

vidriera Antoni Rigalt i Blanch

Como anécdota comentar que la empresa de moda que tenía alquilada esta planta del edificio solía organizar en dicho espacio diferentes showrooms privados en los que varios modelos lucían la ropa de la marca.

A tener en cuenta
Durante la visita a la planta noble una de las dudas que ha surgido es si las lámparas eran las originales. La respuesta ha sido que lamentablemente no eran las originales pero que se había hecho todo lo posible por recrear la iluminación que en su momento debía tener la casa.

Patio interior

Lo primero que se observa al acceder al patio interior es la enorme serigrafía que ocupa toda la pared, y que está presidido por el dibujo de un árbol de morera, en clara alusión a uno de los dos apellidos de la familia. También se puede ver una pequeña construcción, se trata del antiguo lavadero de la casa, a cuyo interior no se puede acceder ya que todavía está pendiente de reforma.

visitantes patio interior

La fachada

La visita ha concluido con la salida al exterior de la Casa Lleó i Morera para, gracias a las explicaciones previas llevadas a cabo durante la proyección de las diapositivas como a las propias de la guía que nos ha acompañado durante la visita, poder apreciar y comprender todos y cada uno de los detalles de la fachada del edificio.

Algunos eran bastante obvios, como es el caso de la gran cantidad de flores y moreras que decoran la fachada y que hacen referencia al apellido Morera. Lo mismo ocurre con el apellido Lleó, ya que la imagen de dicho animal está presente en varias figuras. Por el contrario otros elementos decorativos de la fachada eran más difíciles de interpretar, como es la referencia, a través de una serie de pequeños relieves, a 4 de los inventos más importantes: la electricidad, la cámara fotográfica, el teléfono y el gramófono.

Templete y balcón
El templete en forma de cúpula que preside la fachada del edificio y al que lamentablemente no se puede subir, se erigió contraviniendo la normativa que limitaba la altura máxima de los edificios a 22 metros, superando esa cifra en casi 9 metros. Después de que se pararan las obras y de varias negociaciones con el Ayuntamiento, finalmente se mantuvo, lo que provocó que, inmediatamente después, los demás edificios de la manzana también incrementaran su altura.
Lo mismo ocurrió con el balcón y la tribuna, elementos que sobresalen claramente de la fachada, algo que por aquél entonces también estaba prohibido.

Cruz
Seguro que todos conocéis, ya sea por que la habéis visto en persona o en imágenes, la famosa cruz en lo alto de la Casa Batlló. Pues la que se encuentra en la Casa Lleó i Morera, muy parecida aunque mucho menos conocida que la de Gaudí, es anterior.

Casa Lleó i Morera

Infortunio
Debido a la desafortunada reforma de la fachada del año 1943, varios elementos de su decoración se eliminaron, siendo uno de los casos más flagrantes el de las dos esculturas de Eusebi Arnau, casi a pie de calle, que representaban a dos mujeres abrazando una vasija.

Tal como bien ha comentado la guía, las fachadas de los edificios no son simples elementos decorativos sino que se trata de un elemento que nos habla, usado por los propietarios y arquitectos como reflejo de sus inquietudes, intereses y mensajes. Así que la próxima vez que salgáis a pasear por Barcelona, sea la zona que sea, acordaros de alzad la mirada porque, muchas veces, lo más interesante no se ve a pie de calle sino en las alturas.

¿Cómo visitar la Casa Lleó i Morera?

La única forma de acceder al interior de la Casa Lleó i Morera es a través de las visitas guiadas de aproximadamente una hora de duración que se organizan. Las entradas se pueden comprar de forma anticipada online.

LAMENTABLEMENTE, DE FORMA TEMPORAL, LA CASA LLEÓ I MORERA NO REALIZA VISITAS

Para visitas privadas así como para grupos que superen los 15 integrantes es obligatorio realizar una reserva previa, contactando en este último caso a través del email grups@casalleomorera.com. (En ambos casos se informará del precio de la visita una vez se haya realizado el contacto vía email).

Importante
Debido a la delicadeza del mosaico del suelo y para evitar que éste pueda ser dañado, durante la visita no se permite el acceso a la casa con zapatos de tacón de aguja.

Horarios e idiomas

De lunes a viernes
Inglés: 10:00h.
Castellano / catalán: 12:00h, 16:00h y 18:00h.
Sábados
Inglés: 10:00h.
Castellano / catalán: 10:30h, 12:00h, 16:00h y 18:00h.

*Los domingos no se programan visitas.

Precios

General: 15,00€,
Mayores de 65 años: 13,50€.
Menores de 25 años: 13,50€.
Entrada especial: 1 adulto más 1 niño menor de 12 años: 15,00€.

*La entrada general y la especial tienen un precio en promoción (13,50€) para visitas realizadas hasta el próximo 31 de enero (con código promocional que encontraréis en la Web oficial).

Reflexión final
Confío en que la apertura al público de edificios históricos de Barcelona que hasta ahora solamente estaban destinados a un uso privado, como es el caso de la propia Casa Lleó i Morera o el de la Torre Bellesguard con sus visitas guiadas sea un ejemplo a seguir para otras empresas o instituciones propietarias de estos monumentos de gran valor histórico y arquitectónico, como por ejemplo la modernista Casa Comalat, de Salvador Valeri i Pupurull y es que considero que todo el mundo debería de poder tener acceso a estas auténticas obras de arte.

Galería de fotos

Mapa y resumen

Casa Lleó i Morera
casalleomorera.com
Horario: Información incluída en el artículo.
Dirección: Passeig de Gràcia 35, Barcelona.
Contacto: info@casalleomorera.com.
¿Cómo llegar?

Metro: Passeig de Gràcia (líneas 2, 3 y 4).
Autobús: líneas 7, 16, 17, 22, 24 y autobús turístico.
Renfe: Passeig de Gràcia.
A pie: Fácilmente accesible a pie desde Plaza de Catalunya y alrededores.