Pese a que estuve viviendo durante más de dos años en el Raval, a escasos 10 minutos a pie del Monasterio de Sant Pau del Camp, en castellano conocido como San Pablo del Campo, por unos u otros motivos no tuve ocasión de visitarlo hasta que me fui a vivir a la otra punta de la ciudad. Fueron varias las ocasiones en las que pasé por delante del monasterio pero su verja de acero, que da acceso al recinto, siempre estaba cerrada.

La primera vez que me crucé con la iglesia me vino a la cabeza, aunque de forma algo vaga, que ya me había topado con ella hacía algunos años. Decidí buscar algo de información a través de Internet y fue cuando descubrí que se trataba de un monasterio románico, algo bastante evidente observando su exterior, con más de 1.000 años de historia. Cada explicación que iba leyendo hacía que mi interés fuera en aumento, así que decidí apuntarme el Monasterio de Sant Pau del Camp en el bloc de notas del teléfono que siempre me acompaña, concretamente en la lista de lugares que no puedo dejar de visitar.

La visita guiada a Sant Pau del Camp

Pasaron varios meses hasta que finalmente decidí que había llegado la hora de no dejar a la suerte el hecho de pasar por delante de la iglesia cuando ésta estuviera abierta y me informé de sus horarios de visita. El precio para visitar el monasterio era, y sigue siendo, de 3,00€ pero observé que se organizaban visitas guiadas gratuitas todos los domingos a las 12:45h así que llamé al número de teléfono de contacto para realizar la reserva previa obligatoria. No sé decir el porqué pero la corta conversación con Jordi-Xavier Romero, el contacto telefónico y persona encargada de realizar el recorrido guiado, para concretar la visita me transmitió la sensación de que ésta iba a valer mucho la pena, y os puedo adelantar que no estaba equivocado.

El día de la visita llegué varios minutos antes así que decidí hacer unas cuantas fotos del exterior, fue entonces cuando me di cuenta que me había dejado la tarjeta de memoria de la cámara en casa. Ya no daba tiempo de volver a buscarla así que, entre improperio e improperio para mis adentros por lo despistado que puedo llegar a ser a veces, opté por hacer las fotografías con el móvil y confiar en que me sacaran de aquél apuro.

fachada principal Sant Pau del Camp

Finalmente llegó Jordi-Xavier, que es un colaborador habitual de la Parroquia de Sant Pau del Camp y miembro del Consejo Pastoral. De forma muy animada y espontánea nos invitó a entrar al interior de la iglesia, pero resultó que en ella todavía se estaba oficiando una comunión así que nos dirigimos a su exterior, normalmente la parte final de la visita, para iniciar el recorrido guiado.

El exterior de la iglesia

Durante esta primera parte de la visita Jordi-Xavier nos explicó que Sant Pau del Camp siempre fue un monasterio benedictino y que sus orígenes parecen remontarse al año 911, año que aparece inscrito en la lápida de Guifré II, también conocido como Wifredo II Borrell, enterrado en la iglesia y que según varios indicios fue su fundador. También nos contó que el nombre del monasterio hace referencia a su ubicación, en aquella época en pleno campo y fuera de las murallas que protegían la ciudad.

ábside de Sant Pau del Camp

Antes de entrar al interior conocimos algunas ‘anomalías’ en la construcción de la iglesia, siendo la más destacada la de su orientación ya que en lugar de estar orientada hacia el este, como ocurre con todas las iglesias cristianas, ésta se encuentra orientada unos 45º hacia el norte. Pese a la existencia de varias hipótesis al respecto lo cierto es que sigue siendo un auténtico misterio el porqué de su orientación hacia el norte.

El interior de la iglesia

Al finalizar ésta y otras interesantes explicaciones nos dirigimos hacia el interior de la iglesia, dónde una vez sentados y algo más frescos que en el exterior, prosiguió la visita y la historia del monasterio.

Como es de suponer en sus más de 1.000 años de historia el monasterio tuvo mejores y peores momentos, siendo una de las épocas de mayor esplendor la comprendida entre los siglos XIII y XV. Por raro que pueda parecer uno de los momentos más complicados se vivió durante los primeros años de vida del monasterio y es que en el año 985 las tropas moriscas dirigidas por Almanzor llegaron a Catalunya y antes de entrar a Barcelona destrozaron parte del monasterio, dejándolo deshabitado durante más de 100 años.

Todas las historias, narradas de forma inmejorable por Jordi-Xavier y en muchas ocasiones acompañadas de alguna que otra anécdota histórica hacían que todos los presentes nos trasladáramos a la época de las mismas, consiguiendo de esta manera transmitirnos gran parte de su pasión por los hechos narrados.

Uno de los momentos más interesantes fue cuando Jordi-Xavier nos habló de la excelente acústica de la iglesia para seguidamente empezar a cantar. Para conseguir convencernos del todo de que la acústica era magnífica desapareció un momento de nuestra vista y volvió a cantar. Como si la iglesia estuviera dotada con el mejor y más novedoso sistema de sonido envolvente su voz se oía por todo el recinto con una claridad e intensidad magnífica. Esta es la razón por la que la pequeña iglesia de Sant Pau del Camp es escenario de varios conciertos a lo largo del año.

El magnífico claustro románico

Por último nos dirigimos hacia las ‘entrañas’ de la iglesia, dónde pudimos ver la tumba de Guifré II para a continuación llegar hasta el claustro románico. Lo primero que os llamará la atención son sus pequeñas dimensiones, sobre todo para aquellos que hayáis tenido la oportunidad de visitar algún claustro románico de mayores dimensiones, como el del Monasterio de Sant Cugat. Pese a ello se trata de un magnífico claustro románico, ya que a su gran belleza se le une una magnífica conservación del mismo lo que lo convierte en uno de los claustros más importantes de Catalunya.

claustro Sant Pau del Camp iluminado por el sol

En los capiteles de las columnas pueden observarse todo tipo de escenas bíblicas, así como figuras de personas, animales y plantas. Estos pequeños detalles están llenos de significado y solamente pueden ser interpretados por expertos en temática religiosa o arquitectónica de la época por lo que gracias a las explicaciones de Jordi-Xavier pudimos conocer el por qué de la decoración de algunos de estos capiteles.

Alrededor del claustro se observan diferentes tumbas, éstas pertenecen a diferentes nobles de la época que se ganaban tal derecho por haber sido grandes benefactores del monasterio.

El fin del monasterio de Sant Pau del Camp

Activo hasta el año 1835, fue la conocida como desamortización de Mendizábal la que provocó, tras 9 siglos de historia, el abrupto final del monasterio de Sant Pau del Camp.

En el año 1879 fue reconocido como Monumento Nacional y pese a nuevos destrozos sufridos durante la Guerra Civil las posteriores restauraciones han permitido que el monasterio se conserve en muy buen estado.

¿Hasta la próxima?

La visita duró aproximadamente una hora aunque a nosotros nos pareció mucho menos y es que la forma en que Jordi-Xavier explica todas y cada una de las historias del monasterio y de las diferentes épocas hizo que el tiempo se pasara volando.

miradas de asombro en la visita al claustro

Después de apurar las últimas preguntas y dudas que iban surgiendo llegó el momento de despedirnos y como no podía ser de otra forma viniendo de Jordi-Xavier, la despedida también tuvo su toque personal. Uno a uno nos fue saludando a la vez que nos preguntaba nuestro nombre y nos despidió con un cálido “hasta la próxima”.

Recomendable para todo aquel con ciertas inquietudes por la historia y la cultura no cabe decir que la visita al monasterio románico de Sant Pau del Camp vale mucho la pena, sobre todo si se opta por la visita guiada.

Si por cualquier motivo no podéis asistir al horario preestablecido de la visita guiada podéis contactar con Jordi-Xavier al teléfono o email que indicamos al final del artículo. También es posible realizar visitas exclusivas para grupos siempre y cuando se comunique previamente.

La visita estuvo llena de cuantiosas historias y anécdotas de las que únicamente os hemos contado algunas, dejando de lado dos de las mejores, ya que el objetivo de este artículo no es otro que el de provocaros el interés necesario que os haga visitar este magnífico monasterio románico situado en pleno centro de Barcelona. Y cuando vayáis…¡esperamos vuestros comentarios!

Galería de fotos y vídeo

Mapa y resumen

Monasterio de Sant Pau del Camp
Dirección: c/ de Sant Pau 101, Barcelona.
¿Cómo llegar?
Metro: Paral·lel (línea 2 y línea 3).
Autobús: 20, 21, 36, 64 y 91.
Visita del claustro por libre
Horario: de lunes a sábado de 10:00h a 13:30h y de 16:00h a 19:30h.
Precio entrada general: 3,00€.
Precio jubilados y grupos: 2,00€
Precio estudiantes: 1,00€.
Visita guiada a toda la iglesia
Horario: domingos y fiestas de precepto a las 12:45 (con reserva previa).
Precio: la visita es gratuita aunque al finalizar se pide una donación voluntaria.
Idioma: catalán o castellano.
Reservas
Teléfono: 606. 452. 806 (preguntar por Jordi-Xavier)
Email: jordi_xavier_romero@hotmail.com
Email del monasterio: santpaudelcamp@hotmail.com